Juana, la galleguita

A pocos días de comenzar a celebrarse el mes de Galicia, (Julio), nos hemos abocado a buscar gallegos o hijos de gallegos  ilustres que han marcado a fuego la cultura de nuestro país. Es por eso que publicamos este material que entendemos rico e interesante para todos.
Investigación periodística Alvaro Velázquez-
image
Juana Fernández Morales  nació  en Uruguay un 8 de marzo de 1892, hija del gallego don Vicente Fernández, proveniente de Lourenzana en la provincia de Lugo, hasta ahí estos datos no agregan demasiado a esta historia.
Si a esto le agregamos que nació en la ciudad de Melo, era poeta y recibió el título de Juana de América de manos de otro poeta, Juan Zorrilla de San Martín, no nos quedan dudas de que a quien nos referimos es a Juana de Ibarbourou.
Conocida por sus íntimos como “la galleguita” el vínculo de Juana con Galicia es amplio, hay estudiosos que sostienen que existe una marcada influencia de Rosalía de Castro en su obra, sin duda su padre, un emigrante gallego de fines del siglo XIX es el principal vínculo y así lo describe la misma poetisa en su discurso al ingresar a la Academia de Letras Uruguayas en 1947:
“Era español mi padre, y bajo el rico dosel del emparrado solía recitar enfáticamente los cantos de Espronceda y las quejas de su nemorosa Rosalía de Castro. Nunca conocía fiesta mayor. Y ahí está lo que puede llamarse el génesis de mi vocación poética, o, con más propiedad, el comienzo de su ejercicio”.
imageimage
Casa donde vivió Juana en Melo (Cerro Largo). Casa donde vivió en Montevideo,(calle Asilo)
imageimage
La higuera fuente de inspiración en Melo. Placa en frente de la casa en calle Asilo.
Entre sus poemas encontramos este dedicado a Galicia que demuestra la influencia de su padre y su tierra en ella.
 
“Patria de mi padre, luminosa y grande,
Qué profundamente te quiero también.
Me crié soñando con tu maravilla,
No quiero morirme sin verte una vez.
Cuando a ti yo llegue, has de conocerme
Por el gozo trémulo, por la palidez,
Por la emoción honda de risa y de llanto,
Por el canto puro que te llevaré.
Con el niño mío, que también te ama,
¡oh! Galicia mía, hemos de traer,
a la tierra india que amparó a mi padre,
algo de tu hechizo y tu placidez”.
imageimage
En la rambla de Pocitos, una palmera solitaria y una estela con el poema “La palma” inmortaliza a Juana (la galleguita) de América.
image
Declarada hija adoptiva por la alcaldía de Lourenzá en el 2007, lugar en que en 1963 se inauguró una biblioteca pública que lleva su nombre.
Juana falleció un 15 de julio de 1979, en Montevideo y fue enterrada con honores de Ministro de Estado en el panteón de su familia del Cementerio del Buceo.