El futuro de las instituciones y medios que difunden sus actividades en jaque.

Hemos sido invitados hoy, a charlar en vivo en radio 1090 am, por colegas que se dedican también a divulgar las actividades del colectivo español en Uruguay.  La razón de su invitación ha sido saber de primera mano,  si es real que España vale podría dejar de existir el próximo 30 de agosto y perderse así un medio más de información al colectivo. Hasta ahora no habíamos publicado esto, pero si, lo habíamos advertido en el envío directo de novedades a las casillas de correos de nuestros lectores. Con gran entusiasmo por lo que hacemos, durante hora y media,  mantuvimos una conversación, a nuestro entender muy interesante, salpicada con jugosas anécdotas vividas a través de 30 años de trabajar en la comunicación y coberturas de viajes en España. Recordamos los tiempos de bonanza , cuando teníamos en nuestra producción 90 minutos por semana en el Sistema Nacional de TV,  con una audiencia cautiva de 7 . 5 de raiting. ¡Qué tiempos aquellos! Siempre se dice que los tiempos de antes eran mejores, y esto no escapa a este comentario, al menos desde el punto de vista comercial.
Ya no hay avisadores que permanezcan por años solventando un programa sin tener un retorno inmediato por su inversión. Solo las empresas multinacionales,  apuestan a mantener la marca  porque saben,  que parte de la inversión  debe ser el márqueting y publicidad.  Esas empresas apuntan a un mercado general y no solo al colectivo español,  lo que nos excluye de sus planes publicitarios. Además,  contratan agencias de publicidad para intermediar, a quienes las tarifas bajas no les importan. Prefieren comprar en canales de TV en horarios centrales donde las tarifas son las más altas del mercado y no en programitas que solo llegan a solo un sector de población. Quienes nos invitaron a conversar, Martín R. Caridad y Lilián Galup llevan adelante un programa misceláneo que lleva por nombre “El deporte español 1090 radio imparcial” los miércoles de 16 30 hs a 18 hs.,  también se incluye en los contenidos,  además de futbol, información del colectivo. El operador y locutor es Luis Castro con una gran trayectoria de 30 años en la radio. (foto) Este programa,  como así también “Glorias de España” que llevan adelante Pancho Varela y Pepe García o “Sempre en Galicia” de Tony Deseares por radio Oriental y  nuestro sitio web, sufrimos del mismo problema.
La falta de apoyo publicitario para poder solventar nuestros  medios de comunicación al servicio de la colectividad. Paradójicamente,  la oficina comercial de la embajada de España en Uruguay, dice que en sus registros consta que se han instalado en nuestro país cerca de 200 empresas españolas, alguna de ellas multinacionales. Las hemos visto patrocinar eventos,  en la última recepción en la embajada con motivo de recibir al presidente de gobierno español Mariano Rajoy, dado que la austeridad del gobierno de España no permite hacer gastos en fiestas y estas deberán ser subvencionadas por esas empresas españolas, que ahí si "colaboran". Por lo menos un 10% de esas empresas, son muy conocidas en nuestro medio, son las mismas que vemos en todos los canales de TV en horarios centrales invirtiendo miles de dólares en publicidad diariamente.  Sin embargo,  a la hora de enviarles una propuesta publicitaria por parte de los medios que nos dedicamos a divulgar “TODO” lo español, nos responden, en el mejor de los casos, que lo tendrán en cuenta en el futuro,  o simplemente que NO es el rubro que ellos prefieren para llegar a sus clientes. Ni siquiera nos preguntan la tarifa, que por cierto va de acuerdo al medio o a la cantidad de gente que llega, y es muy reducida. Dado que la colectividad tiene aproximadamente 250.000 personas en Uruguay. Todas estas multinacionales instaladas en Uruguay, gozan de tener la grifa de España en su nombre o producto y por eso el colectivo no necesita ver publicidad para confiar en esa empresa.  Seguramente serán clientes por el solo hecho de que lo reconocen de su tierra.
Nuestros humildes programas solo intentan divulgar lo bueno y gratis. Somos conscientes  que no les vamos a hacer crecer sus ganancias por publicitarles en nuestros humildes sitios, pero, SI  sabemos, que si están en nuestro país,  es por haber hecho un estudio de mercado y sopesar la gran cantidad de emigrantes que han elegido para vivir y formar sus familias en Uruguay. Por lo menos, por respeto a sus antecesores que llegaron aquí, deberían tener consideración de lo que les rodea a esos compatriotas, sus tradiciones, y ayudar a mantener su cultura y divulgación de la misma. Es peor aún, ni siquiera colaboran con el hogar español de ancianos, que es el buque insignia y más loable institución benéfica,  para que los mayores tengan una feliz ancianidad. Aunque hay que dividir bien,  lo que es donación a una institución,  con lo que es publicitar en un medio, generalmente se confunde.  Quienes hemos asumido el deber de comunicar,  nunca hemos cobrado a ninguna institución por nuestros servicios de publicación. Solo le cobramos a las empresas que confían en nuestro medio y  ponen avisos comerciales. Por otro lado,  están los amigos empresarios españoles, que por su condición de ser amigos no les podemos vender o simplemente les decimos, pone lo que puedas.  Esos,  si necesitan tener retorno para sus inversiones publicitarias,  porque son PYMES. Los que han logrado triunfar en nuestro medio con sus empresas personales y familiares,  son muchos. La mayoría fueron,  o son directivos de sus instituciones,  pero ellos no necesitan publicitar sus productos,  porque a todos se les conoce la empresa que tienen y además,  venden más a uruguayos que a los de su tierra.
Los medios y las instituciones tienden a desaparecer. Por todo esto, es que cada día es más difícil conseguir financiación para nuestros espacios, y uno a uno van desapareciendo de nuestro mercado,  dejando de informar muchas cosas que interesan al colectivo, a la embajada, al consulado general y todas las instituciones españolas. Somos pocos los que vamos quedando,  solo los que llevamos 30 o más años haciéndolo y no dependemos de esto para vivir.  Si esto sigue así también estamos condenados a desaparecer. Se puede hacer este trabajo por hobby por un tiempo, pero si todavía tenemos que pagar para hacerlo, seguro bajaremos la cortina. Todos tenemos costos insalvables ya sea compra de espacio, hosting, empresas de antivirus, memoria extendida en red, papel, impresión, etc. Por otra parte, también las instituciones se van poniendo viejas, se conforman con subsistir mediante el alquiler de sus salones para bodas y cumpleaños y solo convocan a toda la colectividad en su fiesta aniversario. La mayoría de ellas estatutariamente ya no pueden cumplir con el fin de su cometido ante sus socios. Recordemos,  que en sus estatutos está bien claro la razón de su creación, el permitir mantener las tradiciones, la cultura, el idioma y costumbres de sus socios, otorgándoles un lugar de encuentro que les mejore su calidad de vida. Cada vez vemos menos personas haciendo eso, basta ir a la cantina de una de esas instituciones para solo encontrar 4 o 5 de su pueblo, generalmente de 80 o más años, jugando al dominó o al tute, mirando TV de España o leyendo la prensa gratis.  Pero sin consumir, más que un cafecito, por lo que las cantinas no pueden solventar sus gastos y también van dejando de existir. Hay instituciones con 139 años de existencia, las más jóvenes son de 60 años, está claro que sus socios fundadores ya no están y no ha habido casi renovación generacional. Hay una sola institución que reúne a todos inteligentemente durante un par de meses en el año y es la Liga Española de Deportes LEDU. Su cuerpo de neutrales consiguen trofeos personalizados y de esa manera,   convocan a reunirse a competir  a cientos de españoles. Van rotando las instituciones para favorecer a todas,  en sus actividades. Todos compiten para  recibir ese ansiado trofeo que les certifica como ganadores del futbol 5,  del juego de cartas, dominó, o cerca da raia.
La unión hace la fuerza.   Todos los políticos españoles que llegan a nuestro país, coinciden en que estas instituciones solo podrán subsistir si se unen. Los embajadores,  cónsules y consejeros que llegan a nuestro país vienen con ese discurso preparado. Lo largan en cada una de las fiestas en las que participan.  No obstante ello, todos los intentos han fracasado en esa línea.  Solo los asturianos lograron su unión, pero eran dos instituciones y fue bastante sencillo, ambas mantienen sus centros y alternan en ellos las reuniones que realizan. Con los gallegos es más difícil,  ya que hay doce instituciones gallegas,  con sus respectivos centros y patrimonios logrados con mucho sacrificio y no están dispuestos a perderlos. Aunque se habla de integración de todos en un solo centro,   manteniendo sus clubes. Existe una Federación de Instituciones españolas, un Consejo de Residentes Españoles,  también una Federación de Entidades Gallegas, se podría decir que todas ellas tratando de lograr beneficiar al español, y con una misma dirección,  nuclear al colectivo, pero no lo han logrado aún. Histórico deseo El gran estadista gallego y presidente de la Xunta de Galicia,  Don Manuel Fraga Iribarne,  se murió sin haber logrado su sueño. Quien fue el más importante puntal de la emigración en el mundo, lo tenía claro. Había muchas razones políticas,  sociales y económicas para unir a los gallegos bajo un mismo techo.  A pesar de haber enviado desde Galicia miles de euros para fortalecer las instituciones gallegas y en particular el Centro Gallego de Montevideo,  creando un polideportivo al mejor nivel,  solo logró juntarlos para recibir políticos de turno de cualquier partido y un par de romerías multitudinarias al año. Hoy el Centro gallego goza de las mejores instalaciones de todo el colectivo. Posee 2 sedes, tiene dentro de sus directivos gente joven e integró mujeres. En sus instalaciones tiene piscina olímpica, canchas de futbol techadas y gran capacidad  de jardines con sombra para realizar romerías al aire libre, con estacionamientos de coches dentro.  Seguramente será en el futuro la única institución que pueda nuclear a toda la colectividad española y/o  gallega en particular. Habrá que trabajar en esa línea, para que cada institución tenga allí, su oficina, se organice desde allí, coordinadamente sus actos y fiestas sin coincidir con otras reuniones, y principalmente unir y no dividir los pocos que van quedando. Dejamos aquí nuestra humilde opinión y razonamiento, del porqué el colectivo más numeroso de Uruguay va quedando cada vez más dividido y se va perdiendo la razón de la formación de sus numerosas instituciones que fueron creadas para ayudarles a ser más fuertes. Queremos anunciarles que pese a todo,  intentaremos hasta el fin continuar siendo el referente de información en web que nos hemos planteado ser hace 8 años y continuaremos apostando a conseguir patrocinador del espacio para poder complir con todos uds. Mario Corrales